EFT - Emotional Freedom Techniques

En esta página presento --de modo muy breve-- una técnica llamada EFT, también conocida como "tapping". Las siglas "EFT" significan "Emotional Freedom Techniques", es decir, técnicas de libertad emocional. Es una herramienta poderosísima con la que abordar problemas emocionales.
Probablemente todos tenemos cuestiones emocionales por resolver que influyen sobre nuestra vida diaria. Pueden afectarnos de manera directa y dramática, haciéndonos la vida casi imposible, como puede ser el caso de un estrés postraumático, o pueden actuar de modo indirecto, en un segundo plano, determinando cómo percibimos, reaccionamos, actuamos, pensamos... muchas veces sin que nos demos cuenta. La técnica de  EFT es aplicable a muchos de estos problemas emocionales y los resultados pueden ser realmente muy espectaculares.
¿Cómo funciona EFT? El autor de EFT, Gary Craig, afirma: "The cause of ALL negative emotions is a disruption in the body's energy system", es decir:

"La causa de toda emoción negativa es una ruptura en el sistema energético del cuerpo".

Este sistema energético del cuerpo contiene canales energéticos llamados meridianos (es en los meridianos donde la acupuntura pone las agujas, por ejemplo, así que el EFT podría considerarse como una clase de acupuntura con los dedos). Según la milenaria medicina tradicional china, algunos de estos meridianos pertenecen a nuestros órganos internos que, a su vez, tienen asociadas emociones, tanto positivas como negativas.

Los órganos y las emociones correspondientes:

Elemento Órgano Emociones positivas Emociones negativas
Metal Pulmón Coraje, valor, honestidad Tristeza, depresión, melancolía
Agua Riñón Delicadeza, calma, quietud Miedo, pánico
Madera Hígado Bondad, generosidad, amabilidad Ira, frustración
Fuego Corazón Amor, alegría, compasión, respeto Odio, impaciencia
Tierra Bazo Justicia, apertura de miras, aceptación Preocupación, ansiedad, obsesión

Cuando nos ocurre, por ejemplo, un incidente traumático que nos causa mucho miedo, se forma un bloqueo, un cortocircuito energético, en el órgano cuya emoción negativa es el miedo: el riñón. Cada vez que recordamos el incidente, sentimos miedo, revivimos el accidente, y nos sentimos mal emocional y físicamente. Todo esto no es más que la expresión del bloqueo energético creado en el momento del accidente.
Con el EFT podemos desbloquear estos bloqueos. ¿Cómo? Pensamos en un problema, buscamos la causa, la raíz. Si acertamos, nos sentiremos mal; es la confirmación de que hemos conectado con el bloqueo. Una vez que tenemos conexión con el bloqueo, lo desbloqueamos, simplemente con unos golpecitos suaves en una serie de terminaciones de meridianos. Estos golpecitos reparan el cortocircuito, desbloquean el bloqueo, y los daremos, no en un meridiano sólo, sino en una serie de meridianos. La idea es que no vamos a intentar averiguar a qué meridiano pertenece el bloqueo en cuestión; simplemente vamos a hacer tapping en todos los meridianos y así seguro que pillamos el que nos interesa. En resumen: conectamos con el recuerdo perturbador, de este modo activamos el bloqueo energético, y con los golpecitos lo desbloqueamos.
Ahora bien, el EFT no elimina el recuerdo perturbador. Lo que sí hace es convertirlo en un recuerdo sin más, ya no tiene la carga emocional negativa que antes tenía, y es posible recordar el evento perturbador sin malestar alguno. De hecho, es muy probable que dejemos de pensar en el recuerdo. Si seguimos sintiendo malestar al recordar, significa o bien que no hemos eliminado del todo el bloqueo y entonces volvemos a aplicar el EFT, o bien hemos eliminado sólo parte del problema, es decir, queda algún aspecto del problema, aspecto que iremos buscando en nuestro interior y, una vez encontrado, eliminaremos también con el EFT.
Con el EFT es esencial abordar las verdaderas causas del problema, las raíces.

INFORMACIÓN PRÁCTICA
Para mí, EFT puede ser de gran ayuda, bien eliminando problemas directamente, bien complementando otras terapias. He tenido buenas experiencias con EFT, por esto he hecho esta página. Si te interesa todo esto, te ofrezco la siguiente información.

La psicología de la energía vital

Esta nueva disciplina terapéutica es un punto de encuentro entre la ciencia física, la bioenergética y la medicina oriental. Busca restablecer el flujo energético para sanar las emociones.

Siglos después de que la medicina oriental conociera las energías de los seres vivos y las utilizara para la curación de enfermedades, el físico Albert Einstein demostró, a principios del siglo XX, que la materia y la energía son dos aspectos de una misma realidad. La masa que conforma físicamente al ser humano es pura energía. En los últimos años, esta visión globalizadora e integral está penetrando firmemente en la terapéutica occidental conformando la que, a buen seguro, será la medicina del nuevo milenio. Dentro de la tendencia bioenergética, en la década de los 80, nació una nueva disciplina llamada psicología energética. Bajo este nombre se fusionan los métodos psicológicos occidentales con ciertos aspectos de las medicinas orientales y con la kinesiología. El germen de la psicología energética surgió de la experiencia de un psicólogo estadounidense, Roger Callahan, con una paciente que padecía una fobia al agua que le provocaba pesadillas y fuertes dolores de cabeza. Esta mujer llevaba años de terapia sin grandes resultados, incluso Callahan la había tratado durante un año y medio con los medios tradicionales pero sin resultado. Este especialista había estudiado el sistema energético del cuerpo, así que decidió probar sus conocimientos e intuiciones.

UNA CURACIÓN SORPRENDIENTE
La estrategia de Roger Callahan fue estimular uno de los centros considerados por la medicina tradicional china como el extremo de un meridiano, dando golpecitos debajo de los ojos de la paciente. Para mayor sorpresa de Roger Callahan, la mujer se precipitó a la piscina más cercana para mojarse la cara mientras repetía «se ha ido». Evidentemente, no todos los casos son tan rápidos ni tan espectaculares como el que hizo nacer esta disciplina, porque en toda curación entran en juego numerosos factores y, como reza la sabiduría popular, «cada persona es un mundo». En cualquier caso, los especialistas aseguran que esta técnica terapéutica tiene un alto porcentaje de éxito y que el tiempo necesario de tratamiento es siempre más corto que con los métodos tradicionales (más adelante se explica cómo es una sesión tipo). Para comprender esta nueva disciplina es obligado comenzar por adentrarse en el mundo de lo invisible e intocable, aunque perceptible: la energía. Además de la demostración de Albert Einstein de que materia y energía son intercambiables, también hay que tener en cuenta que nuestro cerebro lleva a cabo sus funciones gracias a la electricidad. La red de nervios que recorre nuestro organismo es un auténtico tendido eléctrico personal por el que viaja a toda velocidad la información que se genera dentro y fuera del cuerpo.

BLOQUEOS ENERGÉTICOS
Cada ser humano es un campo de energía electromagnética que responde tanto a lo que ocurre en su seno como a la interacción con todo lo que le rodea. Una sencilla forma de sentir esta burbuja energética que nos envuelve es acercar la mano hacia el cuerpo de otra persona, pero sin llegar a tocarla. Con los ojos cerrados resulta más fácil percibir el ligero y cálido hormigueo que produce la interpenetración de las ondas de vibración de ambos. Es en este punto precisamente en el que Occidente extiende la mano hacia Oriente. La medicina china hace milenios que ha establecido la existencia de una serie de vías o meridianos por los que circula la fuerza vital, que en aquellas tierras se conoce como Chi (qi). Los meridianos conectan los distintos órganos y sistemas convirtiendo al individuo en un todo donde se amalgaman lo físico, lo emocional y lo mental. Por la medicina de India, el ayurveda, sabemos que existen centros en el sistema energético conocidos como «chakras», cuya función es regular el flujo de energía que nos habita. Según estas tradiciones, las enfermedades, tanto psíquicas como orgánicas, son el reflejo de un bloqueo en el libre discurrir de la energía. Y ¿cuál es el lugar de las emociones en todo el entramado electromagnético? Las psicoterapias habituales consideran que la aparición de emociones negativas es consecuencia del recuerdo de un trauma, pero, según los principios establecidos por Callahan, están causadas por un bloqueo de la energía vital. Para cerrar el círculo energética, hay que tener en cuenta que las emociones y los pensamientos también se manifiestan como descargas electroquímicas en el cerebro y que repercuten en el funcionamiento de todo el organismo.
De hecho, el planteamiento del psicólogo estadounidense explicaría un fenómeno que se ha observado en situaciones violentas o de alto riesgo que afecta a un gran número de personas, como pueden ser los atentados en Madrid de 11/M o los de Nueva York del 11/S. Aunque todos han vivido la misma circunstancia, sólo algunas de las víctimas desarrollan estrés postraumático.

ALTERACIONES TRAUMÁTICAS
Este hecho, que para la psiquiatría convencional es casi un misterio irresoluble, se vuelve lógico aplicando la teoría de la psicología energética. Padecerán el trastorno aquellos individuos en lo que el trauma se haya traducido en un alteración del campo energético. De igual manera, frente a los pequeños traumas de la vida, cada persona reacciona de forma diferente. Según Victoria Cadarso, psicóloga codirectora del centro ITIEE (Instituto de Terapias Integrales y Enseñanzas Energéticas), la psicología energética se aplica con éxito en un amplio espectro de trastornos emocionales que va desde alteraciones graves, como el estrés postraumático, hasta otras más comunes como el miedo a hablar en público o el bloqueo en una competición deportiva. Esta psicóloga se ha formado con uno de los discípulos de Callahan, Fred A. Gallo, quien ha desarrollado un sistema para personalizar los meridianos que se han de tratar en cada persona.

ENERGÍAS EN MOVIMIENTO
Victoria Cadarso asegura que muchos de los trastornos relacionados con el estrés o con las emociones negativas pueden solucionarse con sólo tres sesiones.
- La primera sesión tiene como objetivo confeccionar la historia clínica y delimitar el problema del paciente.
- En la segunda sesión, comienza el trabajo con las energías. Uno de los puntos clave del método establecido por Calla han es la identificación de autosabotajes, resistencias generalmente inconscientes a solucionar el problema. Lo especialistas emplean la kinesiología -sistema de verificación muscular- para detectar su presencia. A continuación, se acude a un recuerdo o situación que ilustre el problema que se sufre y se pide a la persona que evalúe el malestar en una escala de 1 a 10. El siguiente paso es determinar cuáles son los meridianos alterados a causa del trastorno y, finalmente, es el propio individuo el que los estimula mediante golpecitos (o tapping, en inglés). El nivel de malestar tiene que ir disminuyendo con estos toques. Se considera aceptable cuando ha alcanzado el valor de 1 o 2 en la escala decimal. La última parte va dirigida a informar al cerebro del cambio energético producido con el trabajo sobre los meridianos. Se sabe que ciertos movimientos oculares repetitivos estimulan las conexiones neuronales entre los hemisferios, y es precisamente con esto con lo que se cierran los procedimientos de la sesión. Sólo queda la reevaluación del malestar utilizando la misma escala de 1 a 10. Según esta especialista, una buena parte de las personas se quedan sorprendidas porque las emociones negativas han desaparecido al final de esta sesión.
- En la tercera y, en principio, última sesión, se evalúa la evolución del paciente y, sólo si queda algún problema pendiente, se repite el tratamiento. Una consideración que debemos tener en cuenta en cualquier proceso de curación, y particularmente en el seno de la medicina energética, es el poder individual. Cada uno de nosotros tiene la capacidad de modificar su biología y, evidentemente, su estado emocional para alcanzar la salud y el bienestar. Esta afirmación puede aceptarse sin más o por propia experiencia, pero para aquellos que «siempre quieren algo más», proponemos bucear en uno de los lados más fascinantes de la física, el que estudia lo más íntimo de la materia, más allá incluso de los protones y los neutrones: el mundo cuántico.

CREAR LA PROPIA REALIDAD
En el nivel subatómico (en las entrañas del material que nos viste), la realidad no existe de forma absoluta, sino como una probabilidad. Que una de esas posibilidades se solidifique en una realidad palpable depende del observador. Según las palabras de los padres fundadores de la física cuántica, es la conciencia la que decide el resultado de un acontecimiento. Si lo traducimos a la realidad macroscópica, se puede decir que, con nuestros pensamientos, sentimientos y actos estamos creando la realidad, la nuestra y la que nos rodea.

Autoterapia de liberación emocional
El psicólogo estadounidense Gary Craig, discípulo del fundador de la psicología energética, Roger Callahan, ha desarrollado a partir del método de su maestro lo que ha denominado Terapia de Liberación Emocional (Emotional Freedom Technique, EFT). Es una técnica concebida para ser autoaplicada. Y, con el fin de que pueda servir a cualquier persona, Gary Craig ha incluido en su sistema la estimulación de todos los meridianos clave.
El hecho de no contar con la participación de un terapeuta experimentado exige una preparación y concienciación aún más profunda del estado emocional y energético. El EFT consta de cuatro partes:
- COMIENZA CON LA PREPARACIÓN del campo energético para romper los nudos y, tanto o más importante que lo anterior, lograr al mismo tiempo la disposición necesaria para hacerlo. Es algo tan sencillo como estimular un punto de acupuntura al tiempo que se repite una frase cuya finalidad es delimitar el problema.
- EL GRUESO DE LA TÉCNICA radica en la segunda y cuarta parte. En ambas se trabaja sobre 12 puntos de los principales meridianos, golpeándolos (el término usual es tapping, en inglés) suavemente varias veces.
- CARY GRAIG INCLUYE en su sistema, al igual que en el método original de Roger Callahan, un apartado de estimulación cerebral que consiste en nueve sencillas acciones.
- EL PROTOCOLO TERMINA repitiendo el tapping sobre la secuencia de los 12 puntos de acupuntura. Cary Graig ofrece gratuitamente un manual de EFT (en inglés) que se puede descargar en la siguiente página: www.emofree.com/freestuff.htm

 

  • y este texto viene de la página web de EFT (www.emofree.com) (la traducción es mía).
Las técnicas de "EFT" deberían haberse descubierto hace 50 años y deberían ser tan comunes hoy en día como la aspirina. No obstante, a pesar de los resultados clínicos innegables, todavía hay ciertos "científicos" que se resisten y otros que se aferran a los métodos convencionales.

No sé si tú también pero yo aprendí en clase de química en 1958 que los elementos básicos de TODA la materia (incluido el cuerpo humano) son los ÁTOMOS. Esto no era nada nuevo... ni siquiera en aquella época. Nadie pone en duda este hecho. Tampoco nadie cuestiona que los átomos estén hechos de ENERGÍA (en la forma de cargas eléctricas positivas y negativas).

Einstein puso más énfasis en este punto con su teoría de la relatividad, en la que desarrolló la famosa fórmula...

Energía = masa x velocidad de la luz cuadrada

En términos simples, esto significa que la materia física (incluido el cuerpo humano) ESTÁ HECHA DE ENERGÍA. De este modo, aunque el cuerpo humano pueda aparecer sólido, su fundación está hecha de energía.

Este simple hecho es uno de los puntos más universalmente aceptados en el mundo científico. Que yo sepa, no existe ni un científico en ninguna parte que no esté de acuerdo con esto. Su aceptabilidad está allí arriba a la cabeza de la lista, junto a la de las leyes de la gravedad.

Sin embargo, por motivos sólo conocidos por el cosmos, las ciencias sanadoras le han hecho...

caso omiso.

¡Qué miopía! Siguen viendo el cuerpo humano como una entidad física y pasan por alto sus raíces energéticas. Tratan el cuerpo como....

una bolsa llena de partes corporales y sustancias químicas.

Por eso, los métodos que emplean consisten en la reparación y sustitución de las partes corporales (la cirugía) y la "corrección" de la química corporal mediante otros compuestos químicos (los médicamentos).

Muchas cosas útiles han surgido de este enfoque convencional, así que no lo estoy descalificando. De hecho, me alegro mucho de que esté disponible y respeto a los científicos y sanadores diligentes que usan este enfoque. Si se me reventara el apéndice, por ejemplo, acudiría voluntariamente al quirófano con mucho entusiasmo.

No obstante, el que las ciencias de la curación occidentales ignoren el hecho establecido de que el cuerpo, en el fondo, está hecho de energía, es como si llevaran gafas que sólo permiten ver hasta 3 metros de distancia. Los que practicamos las técnicas de EFT ofrecemos gafas de mayor alcance y, poco a poco, los escépticos se las están probando. Los que han "visto" ya no pueden dejar de ver y así contribuyen a educar al público.

Cualquiera que haya presenciado el uso competente de las técnicas de EFT durante tan siquiera un par de semanitas habrá visto con seguridad multitud de casos en los que se ha logrado mucho progreso, tanto a nivel físico como emocional, y SIN EL USO DE NINGÚN MÉTODO CONVENCIONAL. Muchos de estos resultados violan completamente las creencias inherentes de las ciencias curativas occidentales. Por ejemplo, ¿cómo es posible, bajo las tradicionales definiciones occidentales....?

¿Hacer desaparecer completamente un trastorno por estrés postraumático sin recurrir a medicamentos psiquiátricos?

¿Eliminar muchas fobias de toda la vida en lo que llamamos "milagros de un minuto"?

¿Extinguir apetencias adictivas en unos momentos?

¿Hacer desaparecer un síndrome del túnel carpiano sin la cirugía que se suele prescribir?

¿Hacer desaparecer una intolerancia a la lactosa a pesar de que se supone que el paciente no tiene las encimas necesarias para digerir los productos lácteos?

¿Eliminar las migrañas (a menudo permanentemente y muchas veces en tan sólo unos momentos) sin emplear ni un medicamento?

Aun así, muchos de los que aplicamos las técnicas de EFT hacemos estos "milagros" a diario... y cientos más. Nuestra página web está repleta de ejemplos. La única explicación que ofrecen los sanadores occidentales es que se trata de "placebos", "remisiones espontáneas" o "mente sobre materia". El paradigma actual no tiene explicación. Por lo tanto, necesitamos otro paradigma, otra manera de ver el cuerpo humano, ya que las explicaciones convencionales obviamente necesitan ayuda.

Y ¿puede haber alguna opción más lógica que la de Albert Einstein y los hallazgos científicos más fundamentales del siglo pasado? ¿Por qué los científicos no contemplan el cuerpo como una configuración de energía y a ver dónde les lleva esta perspectiva? Los que aplicamos las técnicas de EFT lo hemos hecho durante años y hay muchísimos resultados clínicos que señalan lo obvio y cuyos resultados son asombrosos, incluso cuando son laicos los que aplican las técnicas.

Con este artículo no pretendo abandonar los muchos hallazgos convencionales que han aportado beneficios innegables para la salud. Lo que sí quiero es abrir las puertas para dejar entrar lo obvio y combinar las técnicas de EFT con lo mejor de las otras técnicas de curación. El resultado debería llevar la curación a un nivel completamente nuevo (y asequible).

Así, pues, pido a la comunidad científica y a los escépticos convencionales que investiguen lo obvio. Nosotros en el país de EFT no somos perfectos y estoy seguro de que algún día nuestras teorías serán revisadas. Así es el progreso científico. Pero, de momento, estamos logrando milagros diarios que están convirtiendo en obsoletas las listas convencionales de lo que "se puede" y lo que "no se puede".

Las técnicas de EFT son obvias y algún día, con tu ayuda en expandir el círculo, serán tan comunes que lo que ahora llamamos milagros no serán más que rutina.

Un abrazo, Gary

 

 

 

 

 

 


Última actualización: 12 de octubre de 2013.